La imagen de Cristina, un año después

viernes, 21 de noviembre de 2008

A pocos días de cumplirse un año de su asunción presidencial, Achura Digital elaboró un informe sobre la actual imagen pública de Cristina Fernández de Kirchner. Para tal fin, la producción entrevistó a Rodrigo Mallea, consultor político de Nueva Mayoría.

video

Leer más...

Manos solidarias, siempre presentes

sábado, 15 de noviembre de 2008

Frente a la crisis sanitaria que se vive en la Argentina, la Red Solidaria de Profesionales de la Salud, encara las necesidades de manera diferente. La agrupación de médicos que a lo largo del territorio nacional colaboran en la atención de aquellos pacientes sin acceso al sistema de salud pública, no tiene intereses creados, sino que luchan gratuitamente por medio de las donaciones hechas por los profesionales miembros, por el mejoramiento y la equidad a la hora de acceder a la salud.
Justo Carbajales, médico cardiólogo del hospital Ramos Mejía y coordinador de
la Red Solidaria de Profesionales de la Salud, cuenta cuáles son los alcances de esta agrupación solidaria que desde 1995 se encarga de lograr que las personas sin recursos accedan a las especialidades que pudieran completar el proceso de recuperación de su salud.

Los objetivos fueron preocuparse por el bienestar físico, psíquico y espiritual del paciente, logrando que los colegas acepten atenderlos directamente, sabiendo que pueden coordinar su tarea con los otros miembros de la red. Hay una base de datos organizada por especialidades que está disponible a cada miembro de la red.

¿Qué centros médicos colaboran con este sistema?

La red es de personas. Muchos colegas donan sus consultorios particulares o piden permiso en los sanatorios o clínicas donde trabajan, para atender a los pacientes que acuden a la red. Cada médico va resolviendo como un desafío solidario el problema de cada paciente.

A veces se llegan a acuerdos con sanatorios hasta un límite. Muchos permiten que podamos atender gratuitamente a los pacientes en los consultorios pero no operarlos, entonces, se logra que se operen en el ámbito público. Hay, en el caso de estudios de alta complejidad, centros privados de diagnóstico que nos donan una determinada cantidad de estudios por mes. Nos organizamos a través de nuestra base de datos. Cuando la gente llama a la central de la red, la coordinación les da los turnos para estudios de alta complejidad que necesitan o los derivan con el profesional adecuado.

¿Cómo esta funcionando el sistema sanitario y que opina del la labor que realiza el Ministerio?

- El sistema está funcionando muy mal. Lo que hace el Ministerio de la Nación es desaparecer. No asumen la problemática. Hubo una encuesta de factores de riesgo que estaba publicada en la página web del Ministerio, pero como no les hacía muy buena publicidad, la sacaron en seguida. Este es el falso concepto de política. Están pateando la pelota. El sistema es una bomba de tiempo que va a explotar en cualquier momento.

Leer más...

Vampiros de la city

sábado, 8 de noviembre de 2008

“La noche es la mitad de la vida y la mejor mitad”, dijo alguna vez Goethe, el poeta y dramaturgo alemán. ¿Será que así piensan aquellos que les toca ganarse el pan cuando la mayoría duerme? Con esa duda decidí recorrer la city porteña, esa zona donde de día se vuelve turbulenta, ruidosa y estresante, quizás con el ánimo de encontrar una versión mejorada.
Detrás de las rejas de una de las entidades financieras de la calle San Martín se encuentra José Giménez, guardia de seguridad privada desde hace 25 años. José trabaja doce horas seis días a la semana, y casi siempre de noche. Si bien su voz ronca y sus ojeras grises denotan un cansancio acumulado, Giménez afirma: “Siempre preferí este horario porque se labura más ordenado y me permite deja el resto del día libre para hacer diligencias”. Casado y con tres hijos, Jiménez cuenta que su familia ya está acostumbrada, y que nunca faltó a casi ningún acto escolar de sus hijos, aunque luego termina por reconocer con un brillo en sus ojos: “Siempre fue difícil para mi mujer ir a acostarse y no tener a su pareja al lado”. Mientras controla la salida del personal de limpieza cuenta sus secretos para mantener la vigilia: “Siempre tengo la radio prendida y no paro de caminar, recorrer los sectores, y algunas veces hasta juego a que soy el presidente y me siento en su sillón”, sonríe pícaro. Gímenez duerme tan sólo tres horas, y dice que le alcanza, pero a sus 54 años es conciente que no descansar es peligroso. Y cuenta una anécdota: “Tuve un compañero que una noche dejó abierto el banco y se fue. De casualidad pasó el dueño de la entidad con el auto y como le extrañó la situación, entró y lo buscó, pero no lo encontró. Cuando lo contactaron había sufrido un delirio de persecución. El banco había estado abierto sin custodia por cuatro horas sin que nadie se haya dado cuenta”.

Saliendo del microcentro y camino a Retiro aparece otro de los insomnes de la city. Se trata de Adríán Costas (25) que desde hace cinco años se ubica detrás del mostrador de una estación de servicio de Córdoba y Madero, hasta las 6 de la mañana. Costas reconoce que el cansancio es el enemigo a vencer. “Al principio el cuerpo no me respondía, pero después uno se termina acostumbrando a manejar los tiempos. Aunque cuando te toca trabajar 15 noches seguidas para cubrir a alguien, ahí sí, me transformo en una momia”. Costas no sólo pierde horas de sueño. “Me casé hace ocho meses y a mi mujer, que está embarazada, casi no la veo.”, se lamenta. Y agrega: “Uno se aleja de los amigos porque cuando estoy libre los demás tienen algo que hacer".
Otro de las cosas con las que tiene que lidiar es con la inseguridad. “A pesar de la cana, desde que estoy ya robaron cinco veces”. Y cuenta la última: “Entró uno preguntando de quién era el auto estacionado en la playa. ‘Del señor que está comiendo ahí’, le dijimos. El tipo fue, le pidió muy amablemente las llaves mientras lo encañonaba y se subió al auto lo más tranquilo. Esas cosas creo que sólo se ven de noche”. Sobre la galería de personajes que visitan el lugar, Adrián enumera: “borrachos, prostitutas, chorros”. Los que nunca faltan son los tipos que vienen con tarjetas de crédito gemelas, o los borrachos que te caen tipo cuatro de la madrugada, te quieren pedir algo y apenas balbucean”, cuenta.Por último, Costas, deja una definición acerca de su trabajo. “Cuando empezás a trabajar de noche pasás a formar parte de un submundo, andás a contramano de todos y sos una suerte de marginal”.


Por Daniel Barrientos

Leer más...

Una Improvisación con 20 años de carrera

miércoles, 22 de octubre de 2008

Improvisación Mosquito es un show de improvisaciones que desde hace 20 años ofrece este género al público que participa activamente en cada función, decidiendo cómo se va a desarrollar el espectáculo.
“¿Ya les repartieron el papelito?”, se escucha desde la cola que hay en la puerta del teatro “El Vitral” (Rodríguez Peña 344), aguardando para ver 90 minutos de pura improvisación a cargo de Fabio “Mosquito” Sancineto y un grupo de 16 actores que van rotando en cada función.
El juego en el que uno se sumerge cuando decide participar en Improvisación Mosquito, consiste en proponer un título (no debe coincidir con títulos de películas u obras teatrales) para las improvisaciones que se desarrollarán durante la función, con una duración de cuatro minutos cada una.
Además de la creatividad del elenco, la participación del público es un detalle que se destaca de este espectáculo. Incluso antes de entrar en la sala, los espectadores interactúan con los actores. “Nosotros siempre les decimos que tengan el programa a mano. Hay algunos que nos miran con cara rara porque piensan: para qué voy a tener el programa si esto no sigue una línea”. Está bien que es una improvisación, pero el programa tiene los tres colores que hacen participar al público a la hora de elegir el equipo que más les gustó: rojo, azul y verde”, cuenta Cristian Albornoz, miembro del grupo de improvisación, luego de explicarle a dos espectadoras en qué consiste el “juego” mientras esperan para entrar a la sala.
Después de realizar una introducción en la que se presenta y propone la interacción del público, Mosquito da inicio a la obra. De un recipiente donde cada persona depósito el papel con el título que propuso, comienza a sacar las opciones y el público decide si se representa o no la propuesta. Cuando se define el título, nuevamente comienza la discusión, aunque esta vez se trate de definir el género de la representación.
Los actores de ambos equipos tienen un minuto para planificar la historia y salir al escenario a hacer lo que mejor les sale: improvisar.
Cada vez que Mosquito hace sonar el silbato que indica el fin de la improvisación, el público debe votar por alguno de los dos equipos, de acuerdo a su actuación. “Quienes levantan su programa demostrando el color verde se autodenominan imparciales para cualquiera de los dos equipos, y no le otorgan ningún punto”, explica Albornoz.

“Se trata de un juego con la gente. Incluso al final de la obra, suben cuatro personas del público, y forman parte de la última improvisación. Cuando termina la función, el público es dividido en dos, y el grupo que más aplaude gana”, cuenta Lisandro que trabaja en la producción de la obra y ensaya para realizar improvisaciones.



Un reconocimiento esperado
En el 2001 Mosquito Sancineto fue seleccionado como uno de los 100 mejores artistas de la
década por la Fundación Konex, recibiendo Diploma de Honor.
No se trata de una elección caprichosa. Es que Mosquito viene desarrollando su carrera en el mundo de la improvisación desde hace 20 años.
Su carrera empezó 1979, cuando representó “El Príncipe Idiota”, una obra de Dostoievsky dirigida por Inda Ledesma, que le otorgó el Premio Moliere ese mismo año.
Tras participar en distintas obras, Fabio Sancineto comenzó con la improvisación en 1988, cuando realizó la primera temporada de “Match de Improvisación”, dirigido por Claude Bazin, en una creación de la Liga de Improvisación de la República Argentina (L.I.R.A.). Realizó entre los años 1989 y 1993 la seguidilla que lo llevó a completar su quinta temporada con el mismo espectáculo, y la segunda en la que estaba a cargo de la dirección.
A partir de 1990 y hasta la actualidad, dicta clases de match de improvisación en el Centro Cultural Ricardo Rojas. En un principio, las clases estaban a cargo de dos equipos de seis miembros, un entrenador, un músico en escena y un árbitro que marcaba las faltas.

En 1998, Mosquito realiza algunos cambios en el esquema, y propone un juego en el que el público escribe los títulos y sugiere los estilos. Poniéndose en el papel de árbitro, marca las faltas de los actores y al finalizar la función, invita al público a jugar sobre el escenario en lo que denomina "Improvisaciones con estilo".

También para los más chicos

“Matchocolate” es el primer match de improvisación que el grupo hace para lo más chicos.
“Estamos muy contentos con esta propuesta para los chicos”, cuenta Victoria Mammoliti, actriz de Improvisación Mosquito. “Es una forma de acercarlos al teatro y darles a conocer este mundo de la actuación, y en nuestro caso, de la improvisación”, agregó.
En esta propuesta diferente, los chicos y los padres participan por igual. Eligen el título de la improvisación, pero a diferencia del match para los adultos, en Matchocolate se eligen la duración de la improvisación y la cantidad de jugadores. “Los géneros pueden variar ampliamente a partir de la imaginación de los chicos”, y los actores están preparados para adaptarse ella”.



Por Julieta Muñoz

Leer más...

Los 80

Loading...
Se ha producido un error en este gadget.

Para pensar

Se ha producido un error en este gadget.

Tarot

Diarios de Argentina

  © Blogger template Columnus by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP